Siguenos en:

Gestión del conocimiento

Descripción del término:

Construcción (recuperación, difusión, aplicación) participativa del conocimiento.

La gestión participativa del conocimiento es fundamental para el involucramiento activo, crítico y creativo de todos los actores sociales e institucionales, en particular de los agricultores familiares y los pueblos indígenas y afrodescendientes como protagonistas del desarrollo focalizado en los territorios, y para inducir procesos incluyentes y sustentables. Es fundamental que el conocimiento pueda ser accedido, compartido y creado, partiendo de la experiencia, contribuyendo a mejorar la visión global y al desarrollo de destrezas y capacidades, para aprovechar de la mejor forma los recursos disponibles en la solución de los complejos problemas que enfrenten los territorios.

La gestión del conocimiento, como aprendizaje social, debe rescatar los saberes en los territorios, crear espacios de diálogo, facilitar el intercambio de experiencias y diseminar información relevante entre los territorios, como también entre los planos local, nacional, regional y mundial. (ECADERT, p. 84)

En términos generales, se refiere a gestión de los activos intangibles que generan valor para las organizaciones y, en particular, a los procesos de aprendizaje social basados en los co- nocimientos y experiencias de los individuos, grupos u organizaciones. En desarrollo rural, la gestión del conocimiento es fundamental para la reflexión colectiva a partir de la práctica y el mejoramiento continuo del quehacer institucional y organizacional en los procesos de trans- formación emprendidos en los países y territorios.
Para la agencia de cooperación alemana, GTZ (ahora denominada GIZ): “En la era que prioriza la recuperación de aprendizajes y la permanente construcción de conocimientos, la gestión de las organizaciones con el fin de capitalizar experiencias como conocimientos adquiridos y útiles cobra una relevancia incontrovertible. (...) Gestionar el conocimiento implica actuar indagatoriamente, mirándose hacia adentro y observando el entorno, de manera que se impida la fuga de cono- cimiento y el desperdicio de buenas prácticas. El aprendizaje se basa, a fin de cuentas, en las experiencias que se consigue recuperar, evitándose así tanto duplicidad de esfuerzos como errores recurrentes.” (GTZ, Programa Desarrollo Rural Sostenible, http://www.gtz-rural.org.pe/temas/gestion)
En su abordaje territorial del desarrollo rural, el IICA asigna una función central a la Gestión del Conocimiento: “El principal instrumento de gestión del IICA será un Sistema de Gestión del Conocimiento (SGC), el cual funcionará como un espacio de trabajo descentralizado y de colaboración para facilitar la formulación de políticas, la planificación estratégica, la implemen- tación y el desarrollo de tecnologías aptas para el desarrollo rural. Entre las principales carac- terísticas del SGC están las de: (a) servir como catalizador de experiencias; (b) proporcionar un espacio para la experimentación de nuevas prácticas; (c) constituirse en un escenario de capacitación; (d) facilitar la articulación con socios clave; (e) atraer oportunidades.” (Sepúlveda, Sergio (2005) Desarrollo Rural Sostenible - Enfoque Territorial Síntesis preparada por el equipo de la Dirección de Desarrollo Rural Sostenible do IICA: Rafael Echeverri, Melania Portilla, Adrián Rodríguez y Sergio Sepúlveda.)

Para RIMISP - Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural: “El conocimiento es un activo intangible existente en toda persona y organización. Su identificación, valorización y gestión adecuada, fortalece a quien lo posee y mejora el desarrollo de su labor. La gestión del conocimiento busca revelarlo y preservarlo. (...) Bajo distintos nombres, como aprendizaje social, recuperación de conocimientos o institucionalización del aprendizaje, entre otros, han surgido diversas metodologías para la gestión del conocimiento en organizaciones sociales. El objetivo que trasciende a todas ellas es no perder los conocimientos que se poseen y, por el contrario, potenciarlos, obteniendo lecciones y conclusiones gracias a la observación crítica de los procedimientos que se han estado realizando. Para lograr ese aprendizaje, es necesario seguir etapas que permitan revisar detalladamente lo que se realiza, compartirlo, y, posteriormente analizarlo. Gracias a esta gestión se pretende conseguir el objetivo final de lograr resultados de mejor calidad, con mayor éxito e impacto, fortaleciendo a los actores que protagonizan estos procesos. Dentro de estas metodologías cumplen un rol importante el compartir, comunicar e incorporar los aprendizajes.” (InterCambios Año 8 Número 90, Septiembre 2008)
El Grupo Chorlaví asocia la gestión del conocimiento al concepto de aprendizaje social, enten- dido como “un proceso para la generación de conocimiento y acción colectiva, base a partir de la cual se desarrolla la adaptación social y el cambio innovador (...). Más que en el indivi- duo, este tipo de aprendizaje se centra en la interacción social a partir de la cual las personas adquieren y construyen conocimiento.” Ramírez y Pino, p. 2.

 

Comparte

Share